Síguenos en:   
Menu
X
Imagen

El Bully, una referencia donostiarra en comida sin gluten

 Café-Bar Bully

Pº de las Aves, 5, Donostia San Sebastian , tfno.: 943 214287

http://www.vamosalbully.com/

El Bully es la primera entrega de la serie de reportajes que EZE realiza a bares, restaurantes y obradores que trabajan la alimentación apta para celíacos

“En ocasiones, en hora punta, tenemos que detener el servicio de comidas habitual para hacer una comanda sin gluten y evitar una posible contaminación cruzada”. Así de claro es Óscar Casbas, gerente del Bully, un local ubicado  en Donostia-San Sebastián en una de las zonas más tranquilas de la ciudad (en las instalaciones del Atlético San Sebastián en Aiete) y que lleva más de diez años ofreciendo a sus clientes no pocos platos aptos para celíacos. Hamburguesas, sándwiches, pastas y salsas, ensaladas, calamares, diferentes platos combinados y así hasta un 83% de la carta normal ya es apta para personas que sufren la enfermedad celíaca.

El esfuerzo, dice Casbas, merece la pena, aunque no en un sentido comercial. “Empezamos a dar comidas sin gluten por sensibilidad, porque teníamos clientes que nos lo demandaban”, explica. De hecho, poco a poco se ha convertido en una referencia dentro de los bares y restaurantes a los que los celíacos pueden ir con tranquilidad.

Aunque no es una tarea fácil. La constante formación del personal ante el gluten –la hostelería vive a una constante rotación de empleados-, la minuciosa selección de los productos, los protocolos a la hora de cocinar o el menaje adaptado y apartado del resto (sartenes, freidoras…) son parte de ese sobreesfuerzo que un local apto para celíacos como este debe cumplir a rajatabla. Nada puede estar en contacto con el gluten. Y esto, en un local en el que también sirven platos con gluten, conlleva un esfuerzo constante. “Hasta los saleros tenemos adaptados para evitar que un cocinero pueda meter la mano y contaminar la sal con gluten”, explica.

Aunque pueden producirse errores y, por ello, la mejora permanente es el mejor antídoto. El Bully, ahora, por ejemplo, ha introducido un sencillo distintivo –unas banderillas de colores- para evitar dar un plato con gluten a una persona celíaca. “Hay veces que piensas en tirar la toalla, porque es muy difícil hacerlo todo bien al 100%, y muy fácil cometer un simple error”, señala. Aún así, el lado humano, la sensibilidad hacia el colectivo celíaco, está detrás de un negocio en el que la rentabilidad no es lo primero. Como le sucede a cualquier celíaco, los alimentos y productos son mucho más caros, y, ante el cliente, los menús adaptados para celíacos cuestan lo mismo que los que llevan gluten, tal y como señala la ley.

Además, hay ganas de hacerlo bien, de apostar por la calidad y mejorar día a día la formación de los empleados y de los menús. Así, cualquier empleado nuevo recibe formación personalizada de la mano de la Asociación, mientras que el Bully integra nuevas recetas a sus menús o productos que mejoran la calidad. Por ejemplo, el pan de sándwich o las tartas que han incorporado al menú, que ya les prepara La Potolita, un obrador especializado  donostiarra que también colabora con EZE.

Regeresar
Nuestro Facebook

Asociación Celíacos Euskadi.