Síguenos en:   
Menu
X
Imagen

La enfermedad celíaca y la importancia de su diagnóstico precoz

  • Un 1-2% de la población de nuestro entorno sufre de enfermedad celíaca si bien entre el 75-85% está sin diagnosticar

La enfermedad celíaca (EC) se enfrenta, en la actualidad, a uno de sus mayores retos médicos: la necesidad de precisar un diagnóstico temprano y rápido, un diagnóstico precoz, a los pacientes que aún lo desconocen, que les permita poner en marcha una dieta sin gluten de inmediato y evite, así, las consecuencias derivadas de la ingesta de gluten.  Porque, según los últimos datos, entre un 1 y un 2% de la población de nuestro entorno sufre de enfermedad celíaca, si bien entre el 75 y el 85% está sin diagnosticar. Todo ello lleva al paciente no diagnosticado a sufrir síntomas incómodos que le limitan su día a día y que pueden agravar, incluso, otras enfermedades asociadas a la celiaquía, de dermatitis herpetiforme o diabetes tipo 1 a diversas alternaciones ginecológicas, por citar algunas.

Nos lo cuentan los expertos en este vídeo, que EZE ha elaborado con la colaboración del Departamento de Salud del Gobierno Vasco.

La celiaquía y el colectivo de personas celíacas han logrado grandes hitos a lo largo de los últimos años. En materia de investigación, sensibilización, legislación o elaboración de productos sin gluten… Ahora la enfermedad celiaca aborda uno de sus principales retos: La necesidad de avanzar hacia un diagnóstico precoz, una identificación temprana y certera de los síntomas, que evite a los afectados sin diagnosticar diferentes patologías de carácter grave o, incluso, irreversible. 

Se estima que entre el 1 y el 2% de la población sufre la enfermedad celíaca, aunque, según las últimas estadísticas, entre el 75 y 85%  de los afectados está sin diagnosticar. Y ello puede repercutir, incluso, en enfermedades crónicas:

Helena Lorenzo, especialista del Hospital de Basurto. 

De ahí que pacientes diagnosticados a posteriori, aprecien claras mejoras en su organismo con una dieta sin gluten. Es el caso del hijo adolescente de Cristina.

Cristina Gutierrez, paciente:

Se hace, por tanto, necesaria una identificación a tiempo, sea cual sea el tramo de edad en el que aparece la enfermedad. Y aunque a edades tempranas, los servicios médicos de Atención Primaria están sobre alerta, es en la adolescencia o, incluso,  a partir de los 30 o 50 años, cuando los síntomas son poco específicos y resultan más difíciles de diagnosticar. Pero, ¿por qué resulta tan difícil el diagnóstico?

Mari Mar Calvo, especialista. 

De entrada, el principal problema para el diagnóstico son los síntomas intestinales y extraintestinales inespecíficos, sobre todo en adultos, que no hacen sospechar al personal sanitario de problemas con el gluten.

Diarrea crónica,  estreñimiento crónico, intestino irritable, dolor abdominal, vómitos…, pero también síntomas extraintestinales (como apatía, aftas bucales, irregularidades menstruales, depresión, bajada de peso, entre otros muchos que complican aún más el diagnóstico)

DOCTORA CALVO.

Existen además unos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de sufrir celiaquía.:  Por tanto, ante la sospecha de la enfermedad celíaca, el especialista deberá buscar otros indicadores clínicos  que den un diagnóstico real. Y que deberá concluir con una biopsia de duodeno mientras se sigue una dieta con gluten.  

Iñaki Irastorza, especialista Hospital de Cruces.

En la actualidad, asociaciones de Celíacos como EZE, colaboran con los diferentes organismos sanitarios para actualizar y acelerar los protocolos que permitan a los profesionales, principalmente, al médico de familia, sospechar de la enfermedad celíaca.

Incluso, la cada vez mayor prevalencia de la enfermedad celíaca podría llevar a la Organización Mundial de la Salud a considerarla como un problema de salud pública, en lugar de enfermedad poco frecuente, tal y como se consideraba hasta ahora.

Regeresar
Nuestro Facebook

Asociación Celíacos Euskadi.